A tomar por culo la bicicleta

el rey del cosmos escribiendo.jpg

En la playa quedo con chicas del Tinder. A pesar de mis tetas, a todas les gusto, todas quieren meterse en mi cama. Brillo mogollón, soy auténtico. Ya sé que suena a chulo pero esa es la realidad: no soy uno más del montón. No me he acostado con ninguna, las he dejado con las ganas porque aún estoy en shock por culpa de mi último fracaso amoroso. Actualmente no creo en el amor, creo que el único amor que existe es ese que los padres sienten por sus hijos. Veo que la gente sólo quiere utilizar. Fingen amor cuando realmente, por dentro, se mueren por follarse a otro/a. Ayer me escribió una madre de 4 niños, que pone los cuernos a su esposo, desde hace 5 años. Me pregunta si hace mal: que su esposo la adora pero es que ella le encanta el sexo y amar a otras personas. Por supuesto que no haces mal. Haces de puta madre. Vive tu vida al máximo. Eso de reprimirse es una mierda. Lo único que haces mal es mantener a tu marido engañado. Él merece la verdad. Saber qué realidad está pisando. Seguramente, él también tiene ganas de follarse a otras o irse de putas y no lo hace por respeto a ti, a vosotros. Posiblemente, se miente cada día, hace esfuerzos, para centrarse en su curro, para mantener su polla dentro de los calzoncillos, por no joderte y mantener la familia. O quizás también te la esté pegando. Habladlo porque la vida de él y de cualquiera se acaba. No es justo que nuestro tiempo acabe y vivamos en una mentira o en una pesadilla. La vida es o puede ser una fiesta. Yo he estado casado. Es una mierda. Siempre hay uno que aplasta, con crueldad, la vida del otro. Que es un parásito o miente. El único amor que existe es el de los padres con sus hijos. Es la naturaleza quien crea ese amor: para proteger a los indefensos niños. Y la sociedad lo refuerza con “tienes que cuidar de tus hijos o eres una persona terrible”. Entre las fuerzas de la naturaleza y la sociedad, pocas personas se atreven a salir de ese camino por miedo a ser juzgados… por personas que también desean salirse de ese camino y que tienen miedo a ser juzgados. El amor, entre adultos es una quimera. La naturaleza sólo nos da la droga del amor por unas semanas: para que follemos como locos y le demos niños. Tras las semanas esas, la naturaleza dice:

—Esto es todo.

Y nos quita la droga del amor. Nosotros seguimos fingiendo que existe: creamos relaciones, intereses, juegos, mentiras, lealtades que sustituyen al amor de puta madre que sentimos. Pero el amor se fue. No volverá nunca. Follarse a tu esposa o esposo supone un esfuerzo. Podría haberme tirado a 4 tías esta semana. Pero no soy un psicópata. Como habréis deducido al leer este post no estoy preparado, por ahora, para volver a estar íntimamente con nadie. Sólo una de las del Tinder me gustó un poco más allá del físico, sólo una no hablaba con frases hechas, con la lección bien aprendida del sistema, tenía discurso propio y estaba bien buena, sin embargo, me pareció que buscaba pareja para discutir, no para estar bien, no para disfrutar. Es una de esas feministas locas que buscan ser machistas: maltratar a su pareja. No tengo ganas de rollos malos. Y tampoco me la hubiera follado con gusto porque sigo dolido con mi última experiencia amorosa. Tras desahogarme con ella, la hubiera hecho daño porque ella buscaba pareja y yo no: sólo una follaamiga a quien poder utilizar de lunes a domingo a la hora de la siesta. No soy de los que hacen daño o mienten. No soy una mierda de esas. Yo no utilizo a nadie. Podría, pero soy un ángel comparado con todos vosotros, cabrones.

No voy a quedar con nadie más hasta septiembre. Voy a centrarme en las 3 novelas que dejé a medias. Hasta que las saque, voy a estar sin follar. Quiero volver a mirarme al espejo y volver a sentirme escritor. Quiero volver a vivir de escribir. Estoy volviéndome a enamorar de mi trabajo. Eso tiene prioridad en mi vida. Quiero superarme. Sé que he escrito grandes novelas que han cambiado, para mejor, la vida de mucha gente. Pero ahora quiero escribir el mejor libro de la historia de la humanidad. Ese es mi objetivo actual.

Llevo 8 días en mi nuevo hogar. Me siento increíble. Acerté de pleno mudándome a Gijón. A pesar de lo que habéis creído leer en este post, estoy superfeliz. Anais Nin se ha adaptado genial a la casa. Me encanta mi barrio, la gente, la playa la tengo a sólo 5 minutos caminando. Cada día la visito durante una hora: me la recorro de lado a lado, por la orilla y me vuelvo a casa, a escribir.

No me importa nada estar solo en la vida. Vosotros os morís y dejáis traumatizados de por vida a vuestros hijos, padres, hermanos, etc. Yo me muero y no hago daño a nadie. Soy un privilegiado.

Aún no he podido apuntarme en un gimnasio, es lo único que me falta para estar de PM. Me quedé seco tras pagar todo un año de alquiler, por anticipado. Me alimento a base de ensaladas, pollo y cerezas hasta que las ventas de mis libros vuelvan a resurgir. Pero estoy bien. Soy un tipo superafortunado: ya no tengo que volver a pagar el alquier por un año. El lunes me instalan la fibra: podré volver a actualizar con frecuencia y retomar mi canal de YouTube que ya iba pillando visitas.

Saludos y abrazos.

Deja un comentario si quieres