Así me van las cosas:

El otro día estuve en Madrid y me ligué a Batman. Y me batmanvioló.

El otro día estuve en Madrid y me ligué a Batman. Y me batmanvioló.

¡Amigos!

Siento muchísimo no estar actualizando como hasta hace poco pero ando terminando de escribir y de dibujar mi segunda novela infantil, que espero mandar a la imprenta el día 15 de este mes. ¡No puedo actualizar el blog y escribir el libro cada día! Y creo que ya toca que saque libro para volver a poner de pie, de verdad, esta pagina y mi vida.

También, este mes, escribí los primeros 25 minutos de una película de humor. Estaba leyendo la prensa tan tranquilito y, tras leer una noticia internacional curiosa, se me ocurrió una gran idea que me puse a escribir en el acto. Tres días después, mandé el primer borrador del guión (15 páginas) a un productor amigo, le gustó la idea y se la reenvió al actor que imaginé como protagonista. Estoy a la espera de la contestación. Ojalá salga bien en esta ocasión y termine de una vez esta crisis-penitencia-infernal económica en la que me metí yo solito. Ojalá comience de una vez mi carrera en el cine: sabéis que llevo años deseando meterme en ese mundo pero, sinceramente, nunca lo he peleado de verdad. He empezado muchos guiones que no he terminado o que he tirado a la basura, desilusionado, tras escuchar el primer “no”. Esta vez voy a pelear, no voy a dejar mis ideas flotando en el plano abstracto, voy a terminar ese guión, voy a moverlo aunque al principio reciba una colección de “noes”, porque de verdad que creo que la comedia que tengo entre manos es perfecta para el cine español.

Sea lo que sea que pase, Rafa el escritor, ha vuelto. Hasta me he tenido que comprar un corrector de lumbares para aguantar los maratones de escritura que vuelvo a meterme cada día. He perdido la costumbre de pasar sentado tanto tiempo. Son casi dos años sin dar ni golpe, viviendo de las rentas de mis libros y de la generosidad de algunos pocos pero grandes amigos. Ya sabéis que me costó un huevo reunir el valor necesario para divorciarme de quién, hasta la fecha, fue el gran amor de mi vida y, tras irme de casa, caí en un pozo de tristeza que me llevó a la ruina y al borde del suicidio. Sin exagerar. Perdí la confianza, dejé de creer en mí mismo como autor y, de paso, dejé de creer en la humanidad. Si hubiera tenido a mi alcance el botón rojo de las bombas nucleares del Pentágono, lo hubiera pulsado sin dudar.

Paso los días solo en casa: escribiendo y comiendo frutos secos.

Paso los días solo en casa: escribiendo y comiendo frutos secos.

Gracias a el Rey del Cosmos, todo eso ha quedado atrás. Si antes pasaba los días en la cama, como una víctima, ahora los paso escribiendo, como un genio. Poco a poco consigo volver a escribir humor, antes no me salía ni un puto chiste. Tengo tantas ideas para relatos, libros, películas, videos, que he de luchar con esas ideas, ponerlas en fila, prometerles que tendrán su oportunidad, decirles que esperen su turno porque si no, empiezo con todas pero no termino ninguna. Para mí, esa es la peor enfermedad para un autor: hacer mucho, no terminar nada. Una enfermedad que también he sufrido durante estos dos últimos años.

Mi plan literario para este año es:

1.-Día 15 de abril: mandar a la imprenta mi segunda novela infantil: “El fantasma que tiene… ¡una pierna viva!”

2.-Día 20 de junio: mandar a la imprenta “Doctor Mente”.

3.-Día 1 de julio: terminar el guión de la película de humor que se me ha ocurrido.

4.-Día 15 de noviembre: sacar un nuevo libro de Sigmundo: “Chocho World”. Tengo un huevo de ganas de escribirlo. Me han pasado un montón de cosas estos meses. Me arden los dedos de ganas por escribirlo ya pero, he de terminar primero “Doctor Mente” que los lectores de ese libro llevan mucho tiempo esperando por él.

casado vs divorciado.jpg

Sigo sin arrepentirme de haberme divorciado. Son más los días buenos que los malos. Ahora me siento protagonista de mi vida y no un esclavo. Pasar por el divorcio me ha fortalecido como persona y hecho vivir muchos momentos increíbles. ¡Recomiendo el divorcio a todo el mundo! Sin embargo, no voy a ocultar que echo muchísimo de menos a mi ex esposa y a mi ex gato. Me encantaría poder visitarlos de vez en cuando, charlar con ella, jugar con él, pero mi ex no lo desea. ¡Ni me contesta al teléfono! Me toca respetar. No quiero volver con ella: pero comprendedme. Estuvimos 8 años juntos, viéndonos las 24 horas del día. La siento como mi única familia, mi única amiga… y la he dejado, asunto que le habrá jodido por lo menos en un primer momento: me toca aguantarme. No puedo recibir todo lo que desee en la vida.

Por último: aquí os dejo el .jpg de los agradecimientos del libro de “El fantasma que tiene…¡una pierna viva!”. Ya sabéis que pinchando aquí podéis leer más de 40 páginas gratis y que pinchando aquí (y comprándolo en preventa) podéis salir en los “Agradecimientos” del libro. Vuestro nombre o el de vuestros hijos o sobrinos, lo que prefiráis. Si me he equivocado escribiéndolos o lo habéis comprado y no aparece vuestro nombre, tiradme de las orejas vía email (ezcritor@gmail.com) o por el chat de mi Facebook personal. Recordad que tenéis hasta el día 15 de abril para corregirme y convertiros en mecenas (o arderéis en el infierno de los subhumanos). Gracias, de corazón, por apoyar mi pasión, mi trabajo y mi estilo de vida:

45.jpg

Por ahora son sólo 28 mecenas extraordinarios. Antes me apoyaban unos 200 por libro. Ojalá llegue a 100 en esta ocasión. Sería super bonito pero no sé si lo merezco por tantos años sin sacar nada, por haberos fallado tanto. Es más, estoy seguro que no voy a llegar. Misión imposible. Pero sea el número que sea, será bienvenido: he vuelto, estoy mejor que nunca, el nuevo libro infantil es increíble y eso es lo importante. Esta vez son sólo un puñado de mecenas-aliados. Algún día, serán cientos de miles.

Deja un comentario si quieres