El primer desayuno del 2019

5BA2B73D-C13C-4A79-9943-DBC26E1D8211.jpeg

Aquí estoy. En el primer desayuno del año. Pan con chocolate y café con leche. En lugar de comer uvas, crucé el año bailando mi canción preferida (el vídeo puede verse pinchando aquí). Solo pero rodeado de libros. Por fin terminó el 2018, no pienso volver a vivir y comportarme como hice en él. Me vinieron problemas y, en lugar de presentarles cara, me fui a la cama, hundido. A “disfrutar” de mi tristeza, a hacerla más grande aún, a concentrarme en ella. El resultado ha sido devastador. Estoy casi arruinado, he desperdiciado un año de mi vida. El dinero, regresará (soy un trabajador formidable y un tipo superinteligente y brillante). El tiempo, no.

Nunca más volveré a comportarme así. He aprendido de mis errores.

La negatividad, la gente tóxica está fuera de mi vida. Cuando surja un problema me ocuparé de él en su justa medida, fríamente. Como un cirujano: haré radiografías, me abriré en canal, sacaré el tumor como pueda y seguiré viviendo. Mis problemas no van a volver a hundirme ni voy a dedicarles tiempo emocional. No van a permitir que deje de disfrutar de un día maravilloso de sol. O que deje de hacer lo que más me gusta hacer en la vida: crear, escribir. Me los llevaré en una maleta, pero mis problemas jamás volverán a ser un ancla ni les abriré un museo para contemplarlos y honrarlos.

No volveré a dudar de mí ni de mi inmenso talento, soy un gigante, soy El Rey del Cosmos y este 2019 va ser el mejor año de mi vida (hasta que llegue el siguiente). 

1AC5AD46-CA94-4699-B76C-4C49442DD4F4.jpeg

Deja un comentario

1.-Activar subtítulos.
2.-Ver vídeo.
3.-Empezar el mejor año de tu vida.