Así vivo ahora

asi vivo ahora.jpg

Lo hemos hablado. Va en serio. Nuestra historia ha terminado. No estoy triste. He fijado mi vista mucho más allá de este triste momento. Veo con claridad que ambos vamos a ser mucho más felices con otra vida y personas. Estoy deseando que ella vuelva enamorarse de otro hombre y sólo tenga ojos para él. La maleta que hemos ido acumulando todos estos años se ha ido haciendo cada vez más pesada, es hora de echarle valor al asunto, abrir los ojos bien, no conformarse ni acostumbrarse con una vida que no da felicidad a ninguno de los dos:  dejar de cargar con una maleta que ninguno de los dos necesitamos. Cuando miremos hacia atrás, veremos estos 7 años como lo que fueron: una apasionante historia de resistencia física y mental hacia la realización personal de ambos en el que disfrutamos y vivimos a tope un amor verdadero. Los dos salimos de esta relación mucho mejor de lo que entramos: habiendo aprendido nuestros trabajos-pasiones. Viviendo de ellas. Aunque aún haya mucho que recorrer y mejorar, por supuesto.

Por supuesto tengo miedo a mi edad, a pasarme el resto de mi vida vida sin que nadie vuelva a quererme. Como todo el mundo que se divorcia, vamos.

Ella sigue viviendo en la casa que ambos alquilamos. A esa casa voy un par de veces al día: a planchar, lavar y atender a los animales. A Anais me la traigo al despacho, un día sí, un día no. Al gato me lo traje una vez y sufrió mucho. Se pasó todo el día bajo la cama, asustado por los nuevos ruidos. Así que lo dejo en casa de ella y trato de irme a dormir la siesta con él todos los días. Duermo y paso las 22 horas restantes en esta oficina-hogar que he alquilado.

ezcritor gato.jpg

Para mí este es un lugar de paso perfecto: es muy barato, está reformado, es un lugar limpio pero a la vez es un lugar que me aísla de visitas, de fiestas. Un lugar que nadie querría visitar. Desde luego no es un lugar romántico en el que apetezca empezar una nueva relación ni tener líos románticos. Es un lugar repele mujeres. Un anti Tinder.

 Desde aquí os escribo.

Desde aquí os escribo.

 A mi lado, el vencejo, al que sigo alimentando cada hora y media.

A mi lado, el vencejo, al que sigo alimentando cada hora y media.

las dos habitaciones.jpg
 Mi dormitorio y segunda zona de trabajo.

Mi dormitorio y segunda zona de trabajo.

36974492_10156635700564248_3363155247571664896_n.jpg
36971800_10156635700494248_3390944480545734656_n.jpg
 El baño. Si decido quedarme en invierno, pondré un termo y una ducha.

El baño. Si decido quedarme en invierno, pondré un termo y una ducha.

 El cuadro que me regaló Rocío Galindo y que me acompaña a todos los lados porque me encanta.

El cuadro que me regaló Rocío Galindo y que me acompaña a todos los lados porque me encanta.

cuadro rocio galindo.jpg

Necesito estar solo un tiempo, hacer luto. Pensar. Planear lo que me queda de vida. Saber lo que quiero y lo que no. Ponerme en forma. Viviré aquí hasta que deje de pagar la mitad del alquiler de la casa de mi ex esposa y yo tenga dinero ahorrado suficiente (por un año) para alquilar un lugar mejor sin estrés.  Me gustaría alquilar ya una casa con jardín, pero no quiero tirar de mis ahorros. Mis ahorros me dan estabilidad mental y me permite vivir con calma, crear y escribir libros con cabeza. Actualmente tengo ahorrado dinero suficiente para poder estar un año sin trabajar. Cuando tenga para otro año más, alquilo una casa. El Rafa que vivía al día murió hace mucho tiempo.

Paso todo el día solo, creando y escribiendo. Hablo solo con los animales y con gente del sector servicios. Suena mal. Pero estoy muy, muy bien. No os preocupéis por mí. Y si lo hacéis de verdad, compradme un libro. Dinero es todo lo que necesito para mejorar un poquito más mi calidad de vida, alquilar una casa y vivir con mis animales las 24 horas. Pero estoy, muy, muy bien. Muchísimo mejor que muchísima gente que pasa necesidad. Yo no paso ninguna, cuando termine de escribir este post me voy a dar un baño en la piscina del pueblo y pediré una ensalada en el bar. Así que no lo hagáis por pena. Compradme sólo un libro si hace tiempo que os apetece leerme pero, por un motivo u otro, estáis dejando pasar el momento de la compra. Y por si te apetece decirme "no estás solo, Rafa". Gracias.

Deja un comentario.