Diario imaginario del padre del caranchoa

27.jpg

Lunes, 34 de febrero de 2023

No soporto a mi hijo. Menudo gandul. Me dice que hoy no va a la escuela, que ha quedado con un amigo para hacer videos. Que ya gana más que los 800 euros que gano yo al mes. Ese niñato no sabe lo que es trabajar ni lo que cuesta ganarse el pan con el sudor de la frente… ¿En qué me equivoqué? ¿En qué?

Lunes, 35 de febrero, por la tarde.

¡Le han pegado una hostia bien dada a mi hijo! Por lo visto estaba gastándole una broma a un repartidor, que se ha mosqueado, y le ha dado la hostia que debería de haberle dado yo hace tiempo! El vídeo se ha hecho viral y ahora toda España se ríe de él. Por un lado me da un poco de penilla mi hijo pero por otro lado… ¡Qué risas! No me canso de decirle: “¡Te lo dije! ¡Te lo dije!”

Miércoles, 37 de febrero de 2023

Estoy acojonado. Por lo visto puede caerle una buena multa a mi hijo. Y como es menor de edad, lo que no pague él lo tendré que pagar yo.

Jueves, 38 de febrero de 2023

Han llamado a mi hijo los de una marca de gafas. Le han ofrecido un millón de euros a cambio de su cuenta del YouTube, que tiene 500.000 seguidores. ¡Olé mi hijo! ¡De esta me retira!

Viernes, 39 de enero de 2023

Hoy ha salido la sentencia. Mi hijo tiene que darle 500.000 euros al repartidor que le pegó la hostia del millón que ganó gracias a la marca de las gafas. Se los ha dado y después, ambos se han ido a un bar de esos, de mujeres alegres con lucecitas, a celebrar el gran éxito. Todos hemos ganado. Todos estábamos destinados a vivir como desgraciados. Ahora, gracias al circo que se formó, viviremos de manera desahogada. Parece que la vida es asombrosamente mágica si te lanzas, sin pensar, a hacer lo te gusta, sea insultar repartidores de paquetes o sea abrir un partido político populista, prometiendo pagas de por vida para todos, vistiendo ropa de hipermercado y terminar comprándote un chalet con piscina de 600.000 euros. Parece que el Rey del Cosmos no para de premiar al que hace lo que le da la gana con insistencia. Por muy estúpido que parezca sobre el papel y por mucho que, la gente seria e inteligente, se ría de ellos.

Deja un comentario