Crítica: "Ready Player One"

 Estos son los cartelitos que pegan en mi aldea. Cada semana hay ópera y cine.

Estos son los cartelitos que pegan en mi aldea. Cada semana hay ópera y cine.

Tenía muchas ganas de visitar el cine de la aldea en la que vivo. Ya había ido al cine del pueblo de al lado, Requena. El sábado echaban a las 17:00 horas y a las 19:45 la última de Spielberg, “Ready Player One”, de su vertiente comercial de entretenimiento, no del cine político-historico que lo tiene absorbido últimamente y que a mí me aburre bastante (no pude con “Lincon”, ni con “El Puente de los Espías” o “The Post”, en todas me quedé dormido). Tengo la teoría de que Spielberg hace ese cine político-histórico, que bordó con “La lista de Schindler” o “Salvar al soldado Ryan”, porque se siente culpable del cine de entretenimiento vacío por el que pasará a la historia. El muy tonto tiene un don y se avergüenza de él. El don de entretenerte a lo bestia y que se te queden en la cabeza, para siempre, un montón de personajes y escenas que sólo él sabe convertir en míticos y eternos clásicos del cine. Con “Ready Player One” lo consigue. En mi opinión es lo más reseñable que nos ha dado en años.

Elegí ir a las 17:00 horas. Pensé que “Ready Player One” era una peli para ver rodeado de niños, vibrar y disfrutar al lado de ellos. A la vez que me iba acercando al cine...

 El cine (que también es un teatro) de San Antonio de Requena.

El cine (que también es un teatro) de San Antonio de Requena.

...el corazón se me iba acelerando, de emoción. Me sentía como el niño que fui, a punto de ver por primera vez “Los Goonies”, “Regreso al futuro”, “Indiana Jones”, “ET”, “Gremlins”,  “El chip prodigioso”, todas producidas o dirigidas por Spielberg.  Un amigo en el que confío ya me había dicho que la peli estaba bien y la verdad es que no me decepcionó en absoluto. Tampoco el cine: nuevo y con buen sonido. Para ser el cine de una aldea no se puede pedir más. Sinceramente, por cercano, por entrañable, por ser de barrio, prefiero este cine que las inmensas salas de los multicines.

 Llegué tempranito. Soy de los que les gusta ver cómo apagan la luz antes de comenzar la película. Ese momento siempre me ha parecido "mágico".

Llegué tempranito. Soy de los que les gusta ver cómo apagan la luz antes de comenzar la película. Ese momento siempre me ha parecido "mágico".

La peli, a pesar de que tiene la fotografía habitual de las últimas películas de Spielberg (me desagrada, parecen cuadros en movimiento, le quita realismo) me emocionó hasta las lágrimas varias veces, no por la historia, sino por el gran espectáculo visual y el gran despliegue imaginativo, supergeneroso pero que no empacha (lo que hubiera provocado que me desconectara).

En otras películas no me agradan nada las escenas de fantasía o de acción que están hechas enteramente por ordenador, pero en “Ready Player One”, al ser esto necesario por la trama, me fascinó. En ocasiones sentí lo mismo que la primera vez que Spielberg me enseñó un dinosaurio en la gran pantalla.

Cuando veo una peli, me gusta ir desentrañando lo que nos quieren meter en la cabeza para que nos sentamos identificados y nos emocionemos: para que salgamos del cine en una nube, dopados. Los mensajes-vitaminas que pillé en esta peli son:

1.-Da igual las cartas que te han tocado en al vida. Tú puedes ganar si luchas (vida del protagonista).

2.-Sáltate las normas. No hagas lo mismo que todo el mundo (escena de la carrera de coches).

3.-No te vendas. Tú eres auténtico (oferta económica al protagonista).

4.-Lánzate a la vida, besa a la chica (el gran trauma del creador del videojuego).

5.-Disfruta del momento, de la vida, que no todo sea una competición, relájate y haz lo que te gusta (llave final).

6.-Hay una familia que te está esperando aunque no la tengas. La familia, unida, jamás será vencida (el clan).

ready player one.jpg

Mensajes simples que al espectador siempre le gusta ver y “sentir” en la gran pantalla. A mensaje más potente, la película gusta y emociona más.

Muy pocas cosas no me gustaron de la película.  ATENCIÓN SPOILER Por ejemplo, que el “malo” al final no disparara FIN DEL SPOILER. También me da un poco por culo que todas las películas americanas de este tipo tengan que terminar siempre con una gran pelea final. ¡Jodida plantilla! Cuando empieza la pelea final suele ser cuando miro el reloj y empiezo a mirar la salida del cine con ganas. Pero qué más da: es parte del juego, cuando te metes a ver un blockbuster sabes a lo que vas. Y si eres seguidor de Spileberg sabes que le gusta endulzar un poco todo. No echo excesivamente de menos algo de crudeza, sangre, oscuridad en las peleas que ocurren dentro del videojuego... creo que Spielberg ha optado por lo correcto ya que estamos presenciando un videojuego creado por alguien (James Halliday) que no es un sádico, sino una persona que creó el mundo (OASIS) en el que a él le hubiera gustado vivir. Sí que echo de menos algo de crudeza en las peleas que ocurren fuera del videojuego. Mi película favorita de Spielberg es “Indiana Jones y el templo maldito”, su peli de entretenimiento más oscura y violenta.

También me decepcionó un poquito que un superdirector como Spielberg nos metiera dentro de la realidad de la película con larguísimas escenas explicativas de voz en off, un recurso que creo demasiado fácil para un genio como él.

“Ready Player One” es muy recomendable para los fans de Spielberg de los 80, a los fanáticos de los videojuegos y a todo aquel que quiera ver, en la gran pantalla, un gran espectáculo visual (cómo me maravilló el homenaje a “El Resplandor”), fácil de seguir, frenética en su narración. Es una peli que debe verse en gran pantalla, no descargada, si es posible. En una pequeña pantalla puede hasta aburrirte.

“Ready Player One”, a pesar de que realmente es un remake de “Charlie y la fábrica de chocolate”, nace a partir de una original y creíble premisa. Como buena peli de ciencia ficción hace soñar, entretiene y advierte sobre un posible futuro que nos espera: virtual, tras décadas despojando a la humanidad de las ganas de luchar y de su amor por la naturaleza.

player one.jpg