10 razones por las que SÍ me encantó ir a “Sálvame” y otras 10 por las que NO me encantó.

 El Rey del Cosmos en "Sálvame".

El Rey del Cosmos en "Sálvame".

Como os conté en el post anterior tiré de la manta en una entrevista en El Español y reconocí ser el autor de todos los libros publicados bajo el nombre de María Lapiedra. En la tarde de ese mismo día María alegó en “Sálvame” que yo era un mentiroso, un "don nadie patético", que me lo había inventado todo para salir en los medios. Esas descalificaciones provocaron que los de “Sálvame” me invitaran al programa. Con este post (que me habéis pedido que escriba) cierro este capítulo de mi vida... #nomore

10 razones por las que SÍ me encantó ir a “Sálvame”:

ezcritor rey del commos salvame.jpg

1.-Demostré delante de los redactores, colaboradores y audiencia del programa que la que mentía patéticamente era María Lapiedra, no yo. También les demostré que había sufrido un intento de chantaje por parte de María para silenciarme y desprestigiarme. María quedó retratada. Ahora se sabe la verdad:

negro.jpg

2.-Tras hacer una encuesta por el Facebook, el 99% de mis lectores se morían de ganas por verme en ese programa que nadie ve pero que todo el mundo conoce al dedillo y que, gracias a sus fabulosos indices de audiencia, lleva casi una década emitiéndose por TV. Por los comentarios que mis lectores dejaron en mi Facebook, veo que les hice un poquito felices y ese es uno de mis objetivos principales en mi vida. Me debo a vosotros. Tras y durante el programa mis lectores me halagaron: lo que más me dicen es que les sorprendió mi elegancia y lo guapo que estaba :D (cosas que no me suelen decir nunca)… ¡Gracias! Tengo que confesar que en los descansos iba leyendo lo que mis lectores me decían por el Facebook: me llenaron de fuerzas.

3.-Soy autónomo. Por un día de trabajo en "Sálvame" me pagaron una cantidad que mucha gente tarda 40 días en conseguir. No busco presumir contando esto. Os lo cuento porque mucha gente me lo está preguntando sin parar y porque yo no sé vosotros, pero por mi parte necesito ingresar dinero cada mes. Sobre todo en la cuesta de Enero y con una mudanza por medio. Salir en “Sálvame” no me ha hecho rico, quitaos eso de la cabeza. Sin embargo, me ha cubierto un mes de gastos. Me gustaría que la gente que me critica por haber ido se preguntaran que hubieran hecho si les ofrecen ese dinero por salir en un programa diciendo la verdad.

4.-¡Me lo pasé genial! Todo el equipo técnico y de redacción fue super agradable y amable conmigo. Me trataron como a un escritor no como a un friki. En los momentos que salí haciendo el payaso (momento nata-dedo o caras) fue porque... joder, no hace falta os lo explique a los que me leéis de toda la vida:... ¡también soy un friki! Lo que más me gusta en el terreno creativo es escribir, lo segundo que más me gusta es hacer reír a la gente: sueño con llenar un teatro un día y hacer reír a la gente hasta reventar.

 Espectadores, que no conozco, del programa, comentando por Twitter.

Espectadores, que no conozco, del programa, comentando por Twitter.

5.-Superé mi miedo escénico. Si hago examen de conciencia, el acto en la librería Alibri lo suspendí, en un 75%, por culpa de mi miedo escénico. Tras salir en Sálvame ya no lo tengo. Salir en “Sálvame” me ha hecho una persona más fuerte y segura. Joer, imaginaos lo que impone salir ahí: un programa que cada día ve una media de un millón ochocientas mil personas. Es cierto que en ocasiones estaba muy nervioso, pero también hubo momentos en el que estuve muy, muy tranquilo y controlando el plató.

 Las audiencias de ese día: Yo salí en los primeros 10 minutos de "Sálvame Limón", y entre medias y al final de "Sálvame naranja". En Salvame naranja es donde me hicieron la larga entrevista. El programa fue muy bien para emitirse en el día previo de Reyes (cabalgata, compras, etc).

Las audiencias de ese día: Yo salí en los primeros 10 minutos de "Sálvame Limón", y entre medias y al final de "Sálvame naranja". En Salvame naranja es donde me hicieron la larga entrevista. El programa fue muy bien para emitirse en el día previo de Reyes (cabalgata, compras, etc).

6-En mi primera aparición, al equipo del programa le dio por meterme en un decorado, como si yo hablara desde un despacho de mi casa. Me sentaron delante de una máquina de escribir. Es una chorrada, pero estar cerca de una máquina de escribir me tranquilizó muchísimo. Posé mis dedos sobre las teclas y fue como sentirme en casa.

eva.jpg

7.-Soy un mitómano. Recuerdo cuando vivía en Canarias y veía a Paz Padilla por la tele, junto a Chiquito. Me encantaba Paz Padilla, era la que más me hacía reír. Me hizo mucha ilusión conocerla. En Atocha, cuando el Mercedes de Tele5 me vino a buscar, lo primero que pregunté al conductor fue: “¿Sabes si “Sálvame” hoy lo presenta Paz Padilla?”. En directo Paz es aún más espectacular: es muy cercana, me parecía estar junto a un familiar. Otra persona que me sorprendió por su cercanía y cariño fue Mila Ximénez. Por la tele parece una “tía legal”. En la realidad también lo es.

8.-No pedí permiso para empezar el programa como lo hice, nadie me riñó. Paz Padilla me preguntaba cosas y yo le pedía 5 minutos, alegando que estaba escribiendo. La gente se rió con la situación y eso me dio confianza. Podéis ver ese momento pinchando aquí... tras tragaros dos spots.

ezcritor rey del cosmos salvame.jpg

9.-No me dejé avasallar. Di caña pero también fui consciente de mi equivocación. Tuve un momento de rabia, en el que no me pude controlar (en la primera parte del programa llamé a una colaboradora del programa “inculta”, luego, en la segunda parte del programa le pedí sinceramente disculpas de rodillas pero con clase, como el caballero que trato de ser cada día). Antes de ir al programa, me puse yo mismo tres objetivos: no gritar a nadie, no decir ni una mentira y ser yo mismo.

10.-Soy escritor. Soy un aventurero. Ir a “Sálvame” me ha hecho ver un mundo que no conocía. Me atrae ver el mundo de la televisión por dentro. Lo pasé como un niño en el plató.

10 razones por las que NO me encantó ir a “Sálvame”:

rafael fernandez en salvame.jpg


1.-Se me metió en la cabeza la absurda idea de que me iba a mear en los pantalones  delante de la audiencia. No sé porqué, pero tenía ganas de mear todo el rato. ¡Pensaba que no me iba a poder contener! Hasta me daba terror beber agua.

2.-Nada más empezar el programa pusieron en un vídeo todos los titulares que yo había ido a decir al programa. Se suponía que iba a ir desvelando poco a poco lo que se vio en un video de un minuto. ¡Me dejaron sin contenido para el resto del programa, sin titulares en el segundo cero del programa! Sin avisar. Sin la experiencia televisiva necesaria para salir de ese atolladero. Por eso, en la primera parte del programa dije “me he quedado en blanco”, “no sé muy bien si lo puedo decir”, etc. No estaba haciéndome el misterioso. ¡Lo que pasa es que ya lo habían dicho todos ellos!

3.-Nada más salir ese vídeo, conectaron conmigo y no paraban de pedirme: “dinos una bomba, dinos una bomba”... ¿pero qué querían que dijera si ya lo habían dicho ellos todo en el vídeo? Dios, lo pase fatal. Quería contentarles pero no me iba a poner a decir mentiras.

4.-No pude comer nada en todo el día, por los nervios. Recordaba una y otra vez mi anterior aparición en televisión, en Antena 3, con Juan y Medio, hace 7 años. Esa vez la mayoría de mis lectores me habían dicho que lo había hecho fatal. Temía volver a decepcionaros. El fallo fue no ser yo mismo: me dejé llevar por los directores del programa que me pidieron interpretara a un friki. Además en aquella época yo era muy inseguro y acomplejado, no tenía el equilibrio y la seguridad mental que disfruto desde que me casé con Svieta y empecé a publicar mis propios libros gracias a vosotros.

5.-A un 1% de mis lectores les decepcionó verme en “Sálvame”. Me apena mucho. Los aprecio de corazón. Pero es que yo no me siento tan “especial” o “digno” para no salir en “Sálvame”. No me creo más o menos que nadie. Pensad lo que queráis de ese programa. No os gusta, vale, lo respeto. Pero ese programa hace compañía cada tarde a un montón de gente solitaria. Ese programa está hecho con una profesionalidad admirable. Ese programa da trabajo a un montón de gente. Un poco de respeto a ese programa no está de más.

6.-“Sálvame” se emite en horario infantil. Algunas palabras no pueden decirse. Por ejemplo, “prostíbulo”, “semen”, “chantaje”, etc. Estas palabras han de cambiarse por “sala de fiestas con lucecitas”, “restos biológicos”, “advertencia”, etc. Como de toda la vida soy muy directo escribiendo y hablando pensé que iba a meter la pata y decir alguna de esas palabras tabú. Así que apunté en un cuaderno que pensaba llevar encima durante todo el programa, para hacerme el misterioso, el sinónimo de las palabras tabú. Nada más llegar al estudio se llevaron mi libreta, para ponerla sobre un atril del plató y crear misterio al espectador. Me dejaron sin mi cinturón de seguridad. Durante mi intervención dije una palabra prohibida: “amenaza”. En mi defensa mental os informo que un colaborador que lleva años ahí dijo otra palabra prohibida peor. Fallé en eso. Mi objetivo era no fallar en nada: ser perfecto para el programa.

 Este es el cuaderno que llevé al programa para hacerme el misterioso. Puse una foto de un dromedario en la portada porque la cara de María Lapiedra siempre me recordó a la de ese bello animal.

Este es el cuaderno que llevé al programa para hacerme el misterioso. Puse una foto de un dromedario en la portada porque la cara de María Lapiedra siempre me recordó a la de ese bello animal.

7.-Una colaboradora me acusó de algo que debí haberme preparado pero, estúpidamente, ni se me pasó por la cabeza se atrevieran hacerlo. Me refiero a que yo hacía todo esto despechado porque estaba enamorado de María Lapiedra. Me había preparado mi intervención de pe a pa, menos para defenderme de ese absurdo que me pilló desprevenido por completo. Tengo un montón de pruebas que apuntan a lo contrario.

8.-He observado que el 99% de mis lectores están deseando y esperando que vuelva al programa. ¡Lo siento, eso no va a pasar! Os juro que hay un cero por ciento de probabilidades de regresar.

al vip.jpg

9.-No podré volver a trabajar como “negro” nunca más. Mejor. Odio ese trabajo. Es absurdo. Si yo contrato a un arquitecto para que realice los planos de mi casa luego no voy por ahí diciendo que yo hice los planos de mi casa. Creo que si tiré de la manta fue para no aceptar nunca más este tipo de trabajos.

10.-En mi segunda intervención, por culpa de los nervios y la tensión, no pude meter humor. Me hubiera gustado hacer reír mucho al público. Me concentré demasiado en las pruebas, en no decir mentiras y descuidé algo que los del programa me habían pedido encarecidamente: “tienes el don del humor, mete todo el que puedas”. Sólo hice 3 gracias: el chiste del principio, un festival de caras a la mitad y lo de la nata, que gustó mucho:

nata.jpg

Comentarios

Nota.- Para los que queréis ver el programa. Desde la web de Tele5 puede verse. Pinchad aquí. Elegid ver el "Sálvame Limón" y el "Sálvame Naranja" del 5 de enero de 2018.