Los rompecadenas contra los locos.

Me resultó y me resulta muy duro empezar otra vida cuando la vida que dejé atrás la podía soportar gracias a mi fortaleza mental, cuando la vida de tanta gente casada era igual o incluso peor que la mía.

Estos cuatro meses (salvo cuando me han estado follando) he pasado mucho tiempo solo. Me ha servido, entre otras cosas, para distanciarme de la gente, incluso de mí mismo, ver mi propia vida desde lejos, como si yo fuera otra persona. He estado paseando por las calles, solo, observandoos mientras lloraba, pensando mucho. La conclusión que os ofrezco hoy no es nada del otro mundo ni me van a dar el Nobel del “Más listo del mundo”, no obstante... este es mi blog y publico lo que me da la gana.

He visto dos tipos de personas:

1.- La gente encadenada o los locos: es la gente que está encadenada a una vida que no les gusta. Hacen y se comportan como les enseñaron sus padres, la televisión o su grupo de amigos en el pueblo. Nunca rompieron las cadenas. Nunca se atrevieron a pensar qué es lo que les gustaría ser o cómo vivir: casados o solteros, sobre un árbol o en una cueva, trabajando o ganduleando. Muchos tienen un gran poder adquisitivo, coches preciosos pero ay sus miradas. Ay, sus vidas y sus acciones... qué pena: repletas de mentiras e hipocresías. Han desarrollado un cáncer que no les va a matar, pero sí que está matando su tiempo en la Tierra, su día a día. Se irán de la Tierra sin sentir el amor, la felicidad y la realización personal. Sólo habrán visto el envoltorio de todo eso. Esta gente suele presentar un lamentable aspecto físico o son un poco psicópatas en plan mal.

2.- Los rompecadenas o ilusos. No han tenido vidas perfectas. Han sufrido abortos, les han humillado, les han pegado codazos jugando al fútbol, las han violado, se han arruinado, les han destrozado la infancia, etc. Pero no se quedaron en esos momentos o milésimas de segundos de sus vidas, revolcándose en el “por qué a mí”. Se cagaron sobre los que le hicieron mal y siguieron su camino. Descubrieron, a base de golpes, que un trauma deja de ser un trauma cuando te pasa algo peor que empequeñece y ridiculiza el trauma anterior. Esta gente sigue sonriendo a pesar de todo. Las ves o los conoces y no puedes pensar, ni por un sólo segundo, que han pasado por todo eso. Brillan. Hay veces que están más apagados, que tienen mala cara. Pero una y otra vez renace su alegría, su paz, su confianza por los demás, su ilusión porque la magia exista o por pasar una tarde en la playa con ahora sí, el chico o la chica de su vida (que no, tampoco va a ser pero ellos lo desean tanto que se equivocan una y otra vez). Algunos son ricos, otros son pobres. Unos tienen hijos, otros no. No obstante, cada vez que les encadenan a algo, lo que sea, que les hace daño, rompen las cadenas, valientes y no temen empezar, solos, en el mismo basurero de siempre: el cementerio del planeta Tierra. Toman una pala, cavan: buscando entre tanta tumba alguien o algo que sea como ellos: que les devuelva la esperanza primero, luego la alegría y, por fin, la paz y el amor que buscaban. Cavan mientras los locos les gritan que están locos, que dejen de cavar.

Nunca les va mal: sólo cuando están encadenados.

Deja un comentario si quieres.

Rafael Fernández (Rey del Cosmos)
¿Vale la pena ser escritor?
 Este soy yo.

Este soy yo.

 Mis “negritos”.

Mis “negritos”.

Hoy estaba cocinando un caldero entero de “negritos”. No sé si conocéis esa legumbre: habas pero pequeñitas, de color negro. Me estaba haciendo un caldero entero no porque coma tanto, sino para no tener que cocinar durante 3 días seguidos. Cocinar es genial pero me quita mucho tiempo: quiero terminar de una vez mi novena novela. No quiero que 2018 pase en la historia de mi vida como el año en que no publiqué ninguna novela por el trauma de mi divorcio. Me he esforzado muchísimo en minimizar los daños de ese dolor en mi vida. Creo que lo he hecho bien (aunque he pasado por momentos muy patéticos) pues ni he caído en una depresión ni vivo en la calle ni estoy solo en la vida ni me he llenado de odio ni resentimiento ni he engordado. Estoy supersano y, los que me ven, dicen que estoy mejor que nunca y las que me ven, se enamoran de mí en el acto :D La verdad es que quizás, por lo que sufrí en la infancia, soy un tío muy, muy fuerte psicológicamente y puedo con todo. Me falta terminar “Doctor Mente” para darme un 9 a esta prueba que me ofreció la vida.

Lo que os iba a contar, hasta que comencé a desvariar y a echarme merecidas flores, es que mi plan para los siguientes días es escribir, escribir y escribir mientras como negritos con arroz cuando tenga hambre, tomo café y suena musiquita tranquila de fondo a la vez que, fuera, hace frío y llueve. En ese momento, cuando me visualicé metido en casa, sin salir, escribiendo, pensé:

—¿Vale la pena dejar de vivir para quedarse en casa escribiendo?

Justo en ese momento, El Rey del Cosmos, por medio de una lectora y un rayo cósmico ultraviolento, me mandó este mensaje por el Messenger:

cual de los dos.jpg

Es una bendita lectora de algún lugar de España con Metro. Hace unos días pilló “Prostituto de Extraterrestres” y “20 Polvos - Edición Especial”, por eso le pregunto. Como respuesta me mandó una foto del libro que decidió leer primero:

 La foto que me mandó la bendita lectora.

La foto que me mandó la bendita lectora.

Al ver la foto, se me saltaron las lágrimas de emoción. Esto de llorar de felicidad es algo que hago mucho, últimamente. De felicidad pura. El Rey del Cosmos sabe bien que una de las razones por las que antes me hice esa pregunta, “de si vale la pena escribir”, es porque mi anterior novela: “Prostituto de extraterrestres” no tuvo el éxito que yo creo merecía. Es cierto que fue la que más rápido se vendió... ¡en dos semanas 500 ejemplares! Lancé la segunda edición enseguida y vendí 150 ejemplares más, en un chasquido de dedos. Desde entonces, se sigue vendiendo pero a goteo: uno o dos ejemplares cada semana. Algunas semanas, uno al día… Me decepcioné. De verdad que creo que es mi mejor libro: una caricatura bestial a la España en la que vivimos. Si este libro lo hubiera escrito alguien famoso que publicara cada día en El País, estoy seguro que sería un superventas. Pero lo escribí yo, un escritor que se autopublica, underground, al que conocen muy pocas personas. Así que he de conformarme con un goteo de ventas y dar las gracias de corazón a la vida por poder comer negritos.

No obstante, el mensaje de la lectora me dio la respuesta de si vale o no ponerse a escribir:

1.-Si eres escritor de verdad no hay opción. Si tienes eso por dentro, es inevitable que te pongas a escribir. Puedes estar un tiempo sin escribir, llorando o festejando. Pero tarde o temprano lo que buscas es un lugar tranquilo, si puede ser que esté lloviendo fuera, para sentarte a escribir durante días. Da igual lo que tengas que sufrir, el precio que has de pagar o a quien tengas que matar para ponerte a escribir.

2.-El Rey del Cosmos puso en la Tierra a los escritores para entreteneros en el Metro tras salir de un curro. Para haceros olvidar, mediante la risa, la emoción o el drama, un problema cuando estáis en un hospital o en una mala época en la vida. Para poneros en la cabeza el valor necesario para empujaros a tener una vida mejor cuando no lo decidís vosotros solos: con una idea, con una historia, una frase que, de pronto, sólo vas a entender tú y que dará sentido a lo que necesitas hacer pero no te atreves.

En definitiva: tengo que pasar tres días comiendo negritos y escribiendo.

Punto.

Si no lo hago, estoy traicionándome y, El Rey del Cosmos, me enviará las 10 plagas de Egipto a mi cabeza. Por huevón. Por vago. Por traicionar el orden del Cosmos. Todos estamos en la Tierra para algo más que para masturbarnos e ir al Burguer King. O eso creo.

¿Dejas un comentario?

¡Y AHORA AUTOBOMBO: 8 LIBROS INCREÍBLES!

8 LIBROS INCREIBLES

RECORDAD QUE ES UNA SUPEROFERTA VALIDA SÓLO PARA ESPAÑA

Esta oferta sólo la hago en esta época del año y termina el 10 de noviembre de 2018. Hasta el 1 de noviembre de 2019 no volverán a estar a un precio tan bajo.

Muchos esperáis a navidades para regalar (o autoregalaros) mis libros. Me parece de puta madre pero en esa época ir a Correos es el infierno. Tanto para vosotros como para mí. Así que tengo un trato con mis lectores navideños: una vez al año, en estas fechas, bajo muchísimo el precio de mis obras completas y así no me hacéis ir a Correos en Navidades... ¡Por favor! ¡Odio ir a Correos en navidad!

Hasta el día 10 de noviembre, en lugar de a 135 euros, podéis comprar todos mis libros a 105 euros (gastos de envío, 72 horas, correo certificado, incluido). OS AHORRAIS 30 EURAZOS. Os mando mis obras completas dedicadas a vuestro nombre o a quien se las vayáis a regalar.

Aquí el link de compra con el descuento ya hecho:

https://elreydelcosmos.com/tie…/obras-completas-precio-espaa

Aquí el video donde os lo explico todo:

Cualquier duda, sabéis que me tenéis en el chat de Facebook o recordad mi email: ezcritor@gmail.com

https://www.facebook.com/ezcritor

Gracias.

¡RECORDAD! SUPEROFERTA SÓLO PARA ESPAÑA (la triste razón la explico en el video)
.

Rafael Fernández (Rey del Cosmos)
Estoy enamorado
estoy enamorado.jpg

Quizás es imposible estar mal en la vida. A no ser que yo me empeñe en estar mal. A no ser que me obligue, a mí mismo, a permanecer en un charco de mierda o en un limbo donde nunca pasa nada, mirando como el resto de la gente disfruta.

Como en una buena película, creo que una de las cosas que más me gustan de la vida es no saber qué va a pasar. Que la vida me atropelle con una gran sorpresa (mi divorcio, por ejemplo) y caiga al suelo: herido de muerte. Y yo, le demuestre a la vida, que puedo levantarme y, aunque sí que le tengo miedo, no pienso dejar que me paralice o me joda más tiempo del necesario.

A cada esfuerzo que he hecho, a cada paso que he dado en la dirección correcta (renacer, mejorar), parece que la vida me ha entregado un pequeño regalo. Como si fuera un juego de fases.

A la vida le gusta que trabaje, que reflexione sobre mis errores, que me cuide, que me esfuerce, que no me rinda aunque no tenga una sola posibilidad de conseguirlo ni nadie crea en mí. Ni siquiera yo mismo. La vida ama que me enfrente a los abusadores. Le encanta que me lance al amor sin paracaídas. Una y otra vez.

¿Por qué llevo tanto tiempo creyendo que soy menos de lo que soy? ¿Cuántas cosas he dejado de hacer por sentirme demasiado poco cuando realmente tengo todo al alcance de mi mano? ¿Por qué nos escondemos tras un trabajo que no nos gusta, una relación que nos hace infelices, unas excusas que realmente podríamos barrer para siempre con la mano? ¿Por que he llenado mi mente y mi tiempo de cosas que debía hacer pero no me hacían feliz?

¿Y si la vida fuera más simple? ¿Y si la vida fuera un patio de recreo y yo me empeñara en no salir nunca de clase de religión?

¡Estoy enamorado y, maldita sea, soy correspondido! Yo, que pensé que estaba muerto. Yo que pensé que era un viejo. Yo que pensé que no podría volver jamás a sentir las cosas que sienten los colegiales en las escuelas, con esos corazones nuevos, puros, que nunca antes han sido usados en el amor: como motores recién salidos del concesionario. Cuando me cruzaba con jóvenes por la calle, pensaba:

—“Quién pudiera ser joven otra vez”.

Ahora lo soy.

Otra vez.

La gente dice que si vives reprimido, triste, te da cáncer. Pues si eso me estaba pasando, estoy seguro que ahora remite y estoy sanando.

Ella me besa y pienso:

—Está fingiendo. No quiere besarme realmente.

Hacemos el amor, disfruta acogiéndome en su interior y pienso:

—¿Quién le está pagando para que haga esto? ¡Es imposible que yo pueda originar esto! ¡Soy viejo! ¡Soy feo! ¡Soy tonto!

Aún no me creo que tenga derecho a volver a disfrutar en la vida.

¿Pero cómo se iba a terminar la vida si estoy con vida?

Sólo tuve que lanzarme a la vida. Todas las cosas que pensaba jamás volvería a sentir, que eran para otros, estaban ahí fuera, esperándome. Nunca se acabaron. Yo les di la espalda. Yo me metí dentro de una habitación y me negué a salir. El único culpable de joder mi propia vida fui yo mismo. Pensaba que no había más oxígeno para mí en la Tierra cuando está por todas partes, a todas horas, listo para meterse en mi nariz a no ser que me meta debajo del agua: ahogándome.

Es lo que hacía.

¿Es demasiado pronto para volver a enamorarse?

No creo.

Lo que mi divorcio me ha enseñado es que quizás, no hay relación que dure para siempre... ¿Y qué? ¿Cuándo he dejado de ir a ver una película que me encanta porque dure sólo dos horas? ¿Cuándo he dejado de comer mi plato preferido aunque sepa que se va a terminar en cuanto lo termine? ¿Qué problema hay que las relaciones no sean para siempre? ¿Acaso mi corazón no se ha regenerado esta vez como la piel de Lobezno? ¿No vuelve a ser el corazón de un colegial enamorado por primera vez? ¿Qué problema hay si vuelvo a tener ese corazón de niño, que vuelve a amar por primera vez, a los 50, 60, 70 ó 100 años? ¿Por qué me ha de dar miedo vivir sin miedo?... Estuve casado 8 años. 6 fueron maravillosos. Dos, malos. Creo que es un buen trato. Volvería a firmarlo.

¿Y si esta vez el amor dura para siempre?

Yo no soy de esas personas que les gusta ir por ahí oliendo culos. Lo hice durante mucho tiempo, conocéis mi vida. No me gustó. A mí me va la fidelidad. Entregarme completamente a una persona. Ser compañero.

No de cualquier ser vulgar.

Tiene que ser especial.

Creo que la encontré. Es muy especial.

Ella vive lejos. Así que pasamos la noche juntos: escribiendo, viendo la tele. Nos vemos todo el rato por el Skype. Cuando colgamos por Skype, nos llamamos por teléfono. Luego mensajitos de wassaps. Luego audios. Luego llamadas telefónicas y otra vez Skype.

Cuando no estamos conectados, nos duele el pecho.

Creo que está de puta madre volver a tener 18 años.

Deja un comentario

Rafael Fernández (Rey del Cosmos)