Vicen (Murcia) - Un bebé

Foto el 18-10-16 a las 3.14 #3.jpg

No es un libro fácil. Puede que no te deje una buena sensación. No está escrito para cualquier lector. Un bebé debe leerse con la cabeza vacía de prejuicios y con mucha atención, se corre el riesgo de pensar que es una historia creada por un capricho gore y no es así. Recuerdo que hace unos años en SITGES, se presentó un cortometraje en el cual una escena impactó profundamente en la sociedad, en las noticias y en las redes. La escena era la de un parto el cual el médico que lo atendía cogía al bebé recién nacido y lo violaba, aquello puso el grito en el cielo, yo mismo me quejé de que no era algo ético de mostrar ni tampoco las formas pero sin darme cuenta, me ponía a la altura de los mojigatos que ponen la balanza del bien y el mal a su antojo, me puse del lado de lo “correctamente bueno y ético”. Ahora han pasado algunos años y pienso en aquello mientras termino de leer el libro y me pregunto, qué hubiera pasado si Un Bebé hubiese caído en mis manos en aquél momento, pues que no hubiese terminado de leerlo, a pesar de ser una persona con bastante libertad de pensamiento y muy respetuosa con las formas artísticas de la gente, todavía tenía prejuicios que pulir, me alegro de haberlo madurado.

Una persona que disfruta con el gore, con la novela negra, con las historias de terror no es un tarado mental ni necesita de medicación urgente, es como pensar que los adolescentes están siendo entrenados militarmente por juegos de guerra…no, por favor, el que nace tarado será un tarado tenga la educación que tenga, soy el mayor de cinco hermanos y todos somos distintos en cuanto a gustos y emociones y ya no digamos en éticas morales o pensamiento religiosos, en lo único que coincidimos es que nos queremos y respetamos mucho.

Un bebé es desgarrador, si te dejas llevar por la historia casi puedes oler los viciados burdeles, el alcohol barato y el sudor a sexo sucio y desgastado y me encanta, me encanta esa capacidad de dibujar en mi mente todo el libro, es como estar viendo una película y creo que es lo que siempre engancha en una novela, la capacidad de transportarte dentro de ella. Un bebé está cuidadosamente escrito, algo que me llama poderosamente la atención son las pequeñas historias que se van hilando con la central, en especial “El Asesino del Internado” casi se podía haber hecho todo un cómic con él, que se haya elegido esta parte como gráfica es perfecto, hay una historia muy fuerte y envolvente.

Cuando entramos en la vida de Rafael y vemos cuán bajos son sus éticas no podemos sentir otra cosa que ascazo máximo. El sexo para él es un deporte, el dinero no es un medio de vida es directamente su Dios máximo y la representación del superhombre. Desde el momento del internado te das cuenta de como este mundo es tan mierda, aunque estemos ante una historia de ficción con tintes de realidad no puedes dejar de pensar todo el tiempo que todas estas cosas pasan, pasan todos los días a todas horas, gente anormal decide arruinar la vida de toda una familia. Por eso me remito a que el libro a de leerse sin prejuicio alguno, esto pasa en la vida real y nada puede asustarnos. Aun los casos de ficción más extremos como los de el hombre invisible o las acciones totalmente desbocadas y sin control de un bebé poseído por el vicio y la sed de sangre, tal y como gira el planeta entero creo firmemente que serían totalmente legítimas en la vida real y dicho de otro modo: si Superman existiera pienso que más que salvar el mundo estaría más ocupado en tener satisfechos sus vicios.

A menudo, la vida ofrece segundas oportunidades que no son otra cosa que la buena disposición de elecciones bien tomadas por uno mismo, otras veces son accidentes. En este punto la novela nos enseña que segundas oportunidades no siempre son las que llevan a una mejor toma de decisiones o a tomar el reposo de todo lo aprendido para emprender un nuevo camino. Aquí encontramos de la mano al odio y al resentimiento camino de la venganza en su expresión más delirante, expulsando todo lo peor como ser humano en un cuerpo tan inocente como el de un niño. Es cuando la novela se vuelve más interesante, es la parte de terror y fantasía donde te atrapa de verdad y te hace replantearte conductas morales muy fuertes. Tal vez, lo que menos me haya gustado es su modo de terminar, ya que se me ha antojado demasiado rápido como si hubiera prisas por acabar con las travesuras del bebé y, tal vez porque disfrutaba demasiado con ellas  y quería ver hasta dónde era capaz de llegar, me he quedado con ganas de más libro.

Lo recomiendo enormemente para aquellos que disfruten de las historias de terror, van a encontrar mucha imaginación enfermiza en él. En lo personal me ha entretenido muchísimo y por qué no decirlo, me he divertido mucho leyéndolo, y es que ya no me asusta moralmente disfrutar de unas buenas dosis de violencia y sexo sucio ficticio. Gracias Ezcritor.