Carlos y Alicia (Toledo) - El comedor de...

carlos-comedor.jpg

“Bueno, Rafa. Por fin me leí el libro. Si no te he mandado la crítica hasta ahora es porque estamos en un pueblo de la Castilla profunda en la que fuera la casa de mi abuela, y no hay ni teléfono, y solo a veces pillo WIFI
al vecino.

Me ha gustado. Es un libro que pide que sigas leyendo, que no te deja tranquilo/a hasta que lo termines. Porque la vida de Sigmundo es como el centro de un huracán. Si te acercas ya no puedes salir, la fuerza de succión te va absorbiendo más y más hacia el centro, hasta tocar el mismo abismo.

Está escrito con un estilo mucho más depurado que “Diarios”y “20 polvos”. Se nota que Sigmundo ha madurado o tal vez su visión del mundo empieza a ser más transparente. Y su “sacrificio…” Bueno, es una curiosa forma de redimirse. Pero es una redención al fin y al cabo. Una auténtica bajada a los infiernos.

Y como siempre, una se queda pensando que seguramente de todos estos relatos la mayoría son verdad, precisamente aquellos que parece que no lo son.

Mi única crítica es que el final es demasiado abrupto, demasiado … Como metido con calzador. Cualquiera que te conozca de tu blog o siga tu historia con Svetia entenderá por qué es un final profético, y que realmente no hace falta dar más explicaciones… Pero para alguien nuevo a tus historias, y a tu mundo, puede dejarle en una especie de coitus interruptus, como si hiciera falta un epílogo.

Besos y felicidades por tu valentía y tu trabajo.

Alicia

Como siempre, una se queda preguntándose cuánto de eso es verdad.

Sent from my iPad”

Foto: Carlos. Texto: Alicia.

Carlos también manda esta crítica, breve:

“Rafa. en lo que escribes hay una grieta, algo q se abre y no se bien a donde lleva, pero es necesario q sigas abriéndola, tu sabes algo q mucha gente no sabe.”